AMLO pide a familiares de desaparecidos privilegiar la unidad y evitar sectarismos

CDMX a 15 de Septiembre de 2018.- Andrés Manuel López Obrador debió hacer un llamado a la unidad, por vez primera desde que ganó la Presidencia, y debió pedir a familiares de las víctimas de la guerra contra el narco que eviten sectarismos.

El llamado a la unidad fue claro: “Les pido es que ayuden”, inició su exhortó, “yo quiero que ustedes ayuden en la organización y que haya unidad, ¡ya basta de la división y de la polarización del sectarismo! Más cuando se trata de un asunto tan importante, ¿qué tienen que andar poniendo por delante intereses personales o de grupo o celos? Tenemos que unirnos para que haya justicia. Ayuden en eso”.

El foro de Tlatelolco ha recibido a padres y madres de todo el país que tienen como denominador común la pérdida de un ser querido, generalmente un hijo o una hija, jóvenes que desaparecen y trastocan para siempre la vida de la familia.

Intelectuales con muy diferente nivel de cercanía a López Obrador provocan involuntariamente los principales estallidos. Primero Javier Sicilia, el poeta que alguna vez vivió el rechazo de AMLO a su gesto de besarle la mejilla, ayer pidió un minuto de silencio por las víctimas mortales de la guerra contra el narco (su hijo está entre ellas) y lo que ocasionó fue que iniciaran gritos de los padres negándose a mantenerse callados, diciendo que su voz debe ser escuchada.

“¡No más silencio!”. Después, el mucho más proamlista Sergio Aguayo se refirió al encuentro en el foro Tlaltelolco como “este diálogo” y los padres y madres desataron otra andanada de gritos pidiendo que en verdad hubiera oportunidad de platicar con quien será la máxima autoridad del Estado mexicano.

El formato del evento, ciertamente, resultaba más que tradicional, con discursos de los futuros funcionarios, una selección de representantes de las víctimas que se iban turnando el uso del micrófono y ya. “¡Diálogo! ¡Diálogo!”.

Pero la gritería terminó imponiéndose y López Obrador tuvo que salir al quite, como único personaje que podía apaciguar esa ira desborda. Las porras de los más fieles al Presidente Electo no estuvieron nunca en riesgo de usarse para acallar  las  críticas, pero también es la primera vez que, aunque tímidamente, esta vez van en auxilio de un Presidente Electo que habla y es interpelado desde el público que fue a escucharlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *