El Museo Nacional de la Revolución celebra su 32 aniversario con música mexicana y de fusión

Con la presencia de familiares de los héroes revolucionarios Francisco Villa, Emiliano Zapata y Felipe Ángeles, y con la participación del grupo musical Calaveras de Azúcar, así como de la cantante de música folclórica Rosy Arango, el Museo Nacional de la Revolución (MNR) celebró su 32 aniversario.

 

En el exterior del recinto de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México (SCCDMX), en las inmediaciones del Monumento a la Revolución, el mediodía del sábado 17 de noviembre se llevó a cabo un concierto que animó al público presente con música de fusión, canciones rancheras y temas alusivos a la Revolución Mexicana, con lo que también se conmemoró un aniversario más de la lucha armada de 1910.

 

Al presentar el recital, Alejandra Utrilla, directora del Museo Nacional de la Revolución, dijo que en este espacio se ha dado mucha importancia a la inclusión, por lo que se tienen diferentes proyectos enfocados a población con diferentes discapacidades, sobre todo motriz y visual, y destacó que actualmente se exhibe la muestra Anarquistas. Libros, Regeneración y Revolución de los Flores Magón, en la que se exponen documentos y objetos de estos destacados revolucionarios mexicanos.

 

El grupo Calaveras de Azúcar abrió el concierto de este sábado con su propuesta de música de fusión en la que conviven el son, la cumbia y los sonidos de las gaitas irlandesas. Con temas como “La bruja”, “La espina”, “La llorona”, “Cumbia calavera”, “El abuelo” y “El coco”, esta agrupación capitalina complació al público presente, el cual ovacionó cada una de las interpretaciones.

 

Posteriormente se presentó la cantante de música mexicana Rosy Arango, quien estuvo acompañada por integrantes del Ensamble Folclórico Nacional, quienes realizaron diversas coreografías entre el público con temas revolucionarios. Arango interpretó canciones como “Juana Gallo”, “Mi nombre es México”, “La muerte de Zapata”, “La rielera” y “La Valentina”, las cuales fueron aplaudidas intensamente por los presentes.

 

Desde que abrió sus puertas en 1986, el Museo Nacional de la Revolución se ha consolidado como un instrumento didáctico, auxiliar en la enseñanza de la historia de México y ha ido integrando estaciones interactivas, pantallas con material fílmico de la época y recientemente incorporó módulos de inclusión móvil (MIMO), para que personas con discapacidad conozcan el museo de sitio y las ocho salas que alberga.

 

Para dar a conocer al público en general y especializado los hechos más sobresalientes de la Revolución Mexicana, este recinto ofrece de manera constante exposiciones temporales, cineclub, ciclos de cine, conferencias, visitas guiadas, visitas guiadas dramatizadas, talleres infantiles, juveniles y exposiciones itinerantes. El museo se ubica en el sótano del Monumento a la Revolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *