El Coro de Madrigalistas celebró su 80 aniversario entre aplausos y vítores

Ciudad de México, 1 de octubre de 2018.- Aplausos y vítores resonaron en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes al concluir el programa con el que el Coro de Madrigalistas conmemoró su 80 aniversario. Emocionados por la reacción obtenida de parte del público, interpretaron dos temas más, los cuales fueron igualmente ovacionados.

Durante el evento, Carlos Aransay, director del Coro de Madrigalistas, recibió un reconocimiento de manos de Roberto Vázquez, subdirector general de Bellas Artes, quien acudió en nombre de Lidia Camacho, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

“Es un honor celebrar con la comunidad musical y la sociedad mexicana a esta agrupación emblemática creada en 1938. El primer coro de cámara profesional de nuestro país, que nació gracias a la visión e impulso del maestro Luis Sandi”, dijo Roberto Vázquez.

Y agregó que “el Coro de Madrigalistas surgió en una etapa crucial, en la fundación de las instituciones culturales más relevantes que señalaron el rumbo del México moderno”.

La agrupación ha acompañado diversos procesos de desarrollo en el país —indicó el funcionario— y también ha contribuido a la formación integral de los mexicanos mediante el fomento de su sensibilidad artística y la difusión de los catálogos de excelencia de la música coral, el cual abarca desde sus primeras manifestaciones de occidente hasta obras contemporáneas.

Refirió que han realizado el estreno de numerosas obras de compositores de México y otros países, algunas de ellas escritas especialmente para la agrupación. En 2013 realizaron una gira por diversas ciudades de España y ahora visitarán Lima, Perú, lugar donde culminarán los festejos de su 80 aniversario.

“Para el INBA es un orgullo contar con ustedes al lado de los grupos artísticos institucionales que han contribuido a la relevancia de nuestro quehacer sustantivo en favor del desarrollo del arte en México”, expresó el subdirector general de Bellas Artes.

Para finalizar, Roberto Vázquez leyó el verso final de El canto errante de Rubén Darío, quien escribió: “En canto vuela, con sus alas: Armonía y Eternidad”. Y procedió a entregar un reconocimiento a Carlos Aransay, director del Coro de Madrigalistas, para después mencionar: “Que su canto resuene por muchas décadas más”.

El programa estuvo conformado por una propuesta vasta y diversa de composiciones pertenecientes a distintos autores, algunos de la Nueva España, como Hernando Franco o Antonio de Salazar, pero también de compositores mexicanos como Blas Galindo, Federico Ibarra, Carlos Jiménez Mabarak y Rodrigo Cádet, entre otros.

El Barroco estuvo presente con Crucifixus de Antonio Lotti e Immortal Bach de Knut Nystedt. Además de interpretar temas del argentino Carlos Guastavino, se reestrenó Virgencita, como homenaje al compositor Arvo Pärt, pieza que escribió durante su visita a nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *